miércoles, 8 de marzo de 2023

DOÑA PEPITA NAVARRO

 ¿Quién no se acuerda de nuestra queridísima maestra, Dª Pepita Navarro?

Nació en Madrid el 27 de Agosto de 1910, estudió Magisterio y en el año 1943 fue destinada al pueblo de Onil, y estuvo con nosotros mas de 30 años.

Era una persona muy cariñosa y entrañable sobre todo con sus alumnos y como solía decir ella:

-"Yo soy vuestra segunda madre".

Tenia una manera especial de dar las asignaturas, porque también se aprendían otras cosas como tener formas de conducta, la propia higiene, tener educación, etc.

Después de tantos años en Onil, la trasladaron a Villafranqueza, y allí se perdió su rastro hasta que un día mandó unos dibujos y redacciones de sus alumnas, que conservaba con mucho cariño.

Algunas alumnas se trasladaron para verla y se decidió hacerle un homenaje. El 23 de Junio de 1996, se organizó una comida en el Restaurante Surtidor, en la que asistieron su propia familia, alumnas y profesores.

Entrega de regalos en la comida.

Con 82 años, seguía dando lecciones de sencillez y amor. Allí cantaron canciones, recitaron poesías que ella les enseño en sus años de maestra.

 Después de la comida fueron a visitar el Colegio Público San Jaime, la ermita de Santa Ana y la ermita de la Virgen de la Salud.

En el Colegio Público San Jaime


Paseando por la Ermita de Santa Ana con Salu e Isabel.

Fue un día muy bonito, y recordar nuestros tiempos pasados con Dª Pepita, hizo mucha ilusión a sus alumnas.

"NUNCA TE OLVIDAREMOS"


Posteriormente volvió al pueblo de Onil, en concreto fue el día de la Volta de Moros y Cristianos, visitando a la familia Ribera.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Una gran maestra y una gran persona. Su entrega para dar a conocer a sus alumnas la cultura y los valores morales, fueron siempre admirables y dejaron huella en moltes colivenques. Gracias Doña Pepita

Salu Ribera Ferri dijo...

¡¡¡Cuánto quise a doña Pepita y cuánto la querré siempre!!!
Fue una gran profesora, una mujer excepcional y ejemplar en todo.
Sigo dando gracias por haberla encontrado los últimos años de su vida en los que ella y yo compartimos cartas por correo, alguna visita y mucho amor.
¡MIL GRACIAS DOÑA PEPITA. APRENDÍ MUCHO DE USTED Y JAMÁS LA OLVIDARÉ!
Muchas gracias por haberme querido tanto, fue un amor correspondido.
¡¡¡UN ABRAZO ETERNO DOÑA PEPITA!!!

-Gracias José Ramón por éste "Onil en mi memoria" tan especial para mí.

Anónimo dijo...

Fue una gran mujer, cómo maestra y sobre todo como MADRE...

Anónimo dijo...

Que recuerdos mas bonitos de nuestra infancia ,cuanta enseñanza nos aporto Dña.Pepita

Anónimo dijo...

Fue una buena maestra a la que queríamos y repetabamos mucho.
Grasies J Ramón per recordarnos a estés persones tan vullgudes.